Ejemplos de algunas herramientas necesarias para la intervención logopédica

  • La utilización de programas de intervención de tipo conductual y técnicas específicas para el lenguaje que ya han sido probadas mediante la PBE (Práctica Basada en la Evidencia con intervención sobre los niveles fonológico, léxico, morfológico, sintáctico, semántico, pragmático y comprensivo).
  • El uso de las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación).
  • El Método TEACCH para la estructuración del ambiente.
  • El Método Lovaas para el tratamiento conductual específico para el autismo desde edades tempranas.
  • El uso de SAAC (sistemas aumentativos/alternativos de comunicación: como la utilización del Sistema Schaeffer de signos manuales y/o pictogramas (PECS) como ayudas para permitir una comunicación más efectiva y un mayor interés por el lenguaje.
  • La estimulación cognitiva con ejercicios para trabajar la atención, la memoria, el razonamiento lógico, el lenguaje, la agilidad mental, el cálculo, la representación espacial, las funciones ejecutivas...
  • Actividades para mejorar la habilidad lectora.
  • La Terapia Miofuncional para corregir o evitar desequilibrios orofaciales.
  • La repetición de praxias logocinéticas para tonificar músculos orofaciales.
  • Reeducación de la postura corporal, relajación, respiración, resonancia, impostación, articulación y modulación.
  • Algunos de los materiales necesarios: depresores, guantes, espejo, globos, pajitas, velas, lápiz, jeringuillas, alimentos con diferentes texturas, libros, láminas, juegos, fichas, ordenador, iPad...